El acné es una de las enfermedades de la piel más comunes, se observa usualmente en adolescentes quienes observan cambios en forma de “puntos negros” (comedones), granos, algunos con pus (lesiones inflamatorias y purulentas) y en algunos casos crónicos o muy graves cicatrices, que aparecen ya sea selectivamente o extensivamente en cara, pecho y/o espalda

Con el paso de los años (de niño a adolescente) van aumentando los niveles de hormonas. Uno de sus efectos es el aumento de tamaño y actividad de las glándulas sebáceas. Las glándulas sebáceas producen una substancia oleosa llamada sebo, que se vacía en la superficie de la piel a través de los orificios de los folículos pilosebáceos.

En las personas con acné, una mezcla de sebo y células de los conductos, tapona el orificio de desembocadura en la piel. Esto se observa como “puntos negros” denominados comedones. Luego, por la acumulación de material por debajo del comedón, las lesiones se sobreelevan y se palpan, por acumulación de bacterias puede formarse pus. A veces los folículos se rompen y el material acumulado se difunde en los tejidos vecinos dando lugar a la formación de granos y nódulos grandes. Cuanto más importantes sean las lesiones, mayores serán las posibilidades de que dejen cicatrices.

 El Acné mitos y realidad.

Aunque la mayoría de los adolescentes tienen en mayor o menor grado lesiones de acné, no deja de ser una enfermedad y tiene un tratamiento que evita las cicatrices residuales. Si bien no es mortal, da un aspecto desagradable y a veces es desfigurante, disminuyendo la autoestima y alterando la vida social.

Aunque mucho se habla sobre la alimentación, el acné no se debe a la ingestión de determinados alimentos. Si bien una dieta no es suficiente para curar el acné, es cierto que algunos pacientes empeoran con determinados alimentos, evidentemente deben evitarse los alimentos que lo exacerban.

De igual forma no se debe a la falta de higiene. El color oscuro del comedón no se debe a la suciedad. Para el cuidado de su piel es necesario lavarse con agua y jabón una o dos veces por día. Al afeitarse hay que usar una maquina bien afilada y afeitarse suavemente tratando de no lastimar las lesiones.

Muchas veces esperamos el verano con la intención de exponernos a una buena dosis de rayos solares y observamos una mejoría importante, pero esto solo ayuda por un tiempo limitado. Además el exceso de sol puede causar envejecimiento prematuro de la piel y cáncer de piel, en estos casos el remedio sería peor que la enfermedad. El hecho que encontremos bacterias como dijimos anteriormente no significa que el acné sea una enfermedad infecciosa y por lo tanto no se contagia.

 Tratamiento los NO y los SI.

Muchas veces por desesperación, efecto social, una buena intención familiar o simplemente por un deseo compulsivo, las personas tienden a presionar los comedones y lesiones inflamatorias, esta práctica NO se debe realizar en casa, ya que al presionar con las uñas es posible que se traumatice y se rompa el folículo, ocasionando un pasaje del material a los tejidos circundantes y la consecuente reacción inflamatoria, que a la larga desembocará en una cicatriz. De tal manera que aunque la extracción de los comedones prevenga el desarrollo de las lesiones más importantes, la extracción debe efectuarla una cosmetóloga entrenada.

SI, el acné debe tratarse. NO escuche los consejos de los que le dicen que ellos también lo tuvieron y a los veinte años se les fué. No obstante que el acné desaparece luego de algunos años aunque no reciba tratamiento, esperar a que el acné desaparezca puede ser un error, ya que su tratamiento evitará la aparición de cicatrices.

El tratamiento del acné tiene tres objetivos fundamentales: Eliminar los comedones, tratar lesiones inflamatorias-purulentas y finalmente evitar la formación de cicatrices. Logrando estos objetivos se logra evitar un deterioro de la autoestima y el desarrollo de una vida social normal, en un momento en que las necesidades de relacionarse afectiva y laboralmente son mayores. Por ejemplo, un estudio demostró que el índice de desocupación entre los 15 – 30 años es mayor entre los que presentan lesiones de acné o sus secuelas.

El dermatólogo su mejor aliado profesional

Sera quien le indicara posterior a una consulta de valoración, el diagnostico inicial, ya que en ocasiones hay erupciones similares que se deben a otras causas, por ejemplo, maquillaje, cremas, medicamentos o vitaminas que este tomando o bien procesos inmunológicos del paciente.

En el tratamiento le prescribirá geles, lociones o cremas que contienen productos que previenen y eliminan la formación de los comedones. Estos agentes pueden resecar, irritar y hacer descamar la piel. Su dermatólogo le indicará la manera correcta de utilizarlos y la forma integral de mantener correctamente hidratada su piel.

En los casos moderados y severos puede indicarle antibióticos por vía oral. En ocasiones puede prescribirle otros medicamentos por vía oral, como la isotretinoina que es un potente derivado de la vitamina A,  u otros que  contienen hormonas femeninas y antagonistas de las hormonas masculinas. También puede inyectarle un medicamento directamente en algunas lesiones. Estos medicamentos pueden tener efectos colaterales importantes, su utilización,  requiere un conocimiento de sus efectos adversos y  en algunos casos análisis de sangre.

Por lo tanto el Centro Clínico Orozco S.A le ofrece un control  dermatológico integral a través de nuestra Clínica Dermatológica y servicios de laboratorio complementarios que garanticen el control y éxito en su tratamiento.