Inyecciones utilizan sangre y grasa del paciente Logra hasta un 50% de efectividad del tratamiento

Grettel Prendas,
Jueves 19 Noviembre, 2015
“Queremos llegar a ser uno de los primeros centros médicos privados del país en ofrecer productos biológicos extraídos del propio paciente”, dijo Karla Arias, doctora del Centro Clínico Orozco. Esteban Monge/La República

Un grupo de especialistas en microbiología, investigación biomédica y dermatología intentan revolucionar una técnica que utiliza productos biológicos, extraídos del cuerpo humano, para devolver a la piel elasticidad y volumen perdidos por causa de enfermedad o exceso de ejercicios de alto impacto. La técnica ha tomado fuerza en los últimos años a nivel mundial, sin embargo, los expertos nacionales quieren lograr que el producto —una vez inyectado en el cuerpo— no se pierda, como ha solido suceder, sino que permanezca por un tiempo prolongado mientras regenera y estimula la piel del paciente. El tratamiento consiste en sacar aproximadamente 10 centímetros cúbicos de sangre, que serán sometidos a un proceso de separación de células hasta lograr un suero de proteínas activas que es devuelto al organismo. Lo mismo sucede con pequeñas cantidades de grasa que se toman de diferentes partes del cuerpo y se inyectan en lugares afectados, a la vez que los rejuvenece. El suero actúa de forma simultánea en las células y en los mecanismos de reparación. “Hay mucho desconocimiento en este tema. No se trata de tomar sangre o grasa de aquí e inyectarla nuevamente allá. El cuidado en la manipulación de cada etapa del proceso para la creación de un producto biológico es fundamental para garantizar tanto la seguridad como su efectividad”, dijo Karla Arias, gestora del proyecto. El laboratorio ya ofrece los tratamientos con una efectividad de recuperación de la piel del 50%, o un poco más en algunos casos. Los pacientes no requieren aplicación del producto sino hasta dos años después o incluso cinco. La ventaja es que, al ser naturales, los pacientes no desarrollan alergia o rechazo con el uso de estos productos.